Un insecto de origen sudamericano, la cochinilla del carmín, afecta gravemente a las plantas de chumberas existentes en el paraje de la Mola, en Novelda, según el concejal de Medio Ambiente José Miguel López Martínez. Resulta que las chumberas también son una especie exótica invasora de nuestra botánica.

Santuario de la Mola

Santuario de la Mola

La cochinilla del carmín proviene de paises andinos como Perú, Colombia, Ecuador o Bolivia y puede afectar  a cualquier planta de jardinería o árbol frutal. Se suele alimentar clavando un pico muy absorbente sobre las hojas, los tallos y los frutos para extraer su savia.

Según el concejal de Medio Ambiente la plaga se encuentra en la actualidad en un estado de infestación muy elevado. Este hecho  se traduce en un deterioro de la imagen estética de las plantas de chumberas y de un paraje tan entrñable y visitado para los noveldenses donde se encuentra el Santuario modernista de Santa María Magdalena y el castillo de la Mola con su inconfundible torre triangular.

La zona más afectada es la ladera sur del monte de la Mola.