Protesta sindical en el Vaticano

Hasta la plaza de San Pedro en Roma. Hasta allí han llegado las secuelas de las protestas sindicales contra la reforma laboral y los recortes aplicados por el gobierno del Partido Popular. El pasado domingo 8 de abril, día de la Pascua de Resurrección para los católicos, se pudo observar una pegatina del sindicato CC.OO. adherida en una de las vallas principales que circundan la Plaza de San Pedro, precisamente unas horas después de que el Papa Benedicto XVI celebrase la misa de Pascua ante miles de fieles y la bendición “Urbi et Orbi”.

La pegatina reivindicativa se encontraba justo enfrente de la puerta lateral izquierda, junto a la entrada principal de la Basílica de San Pedro, a escasos metros de donde ofició la misa el Santo Padre y a unos treinta metros de donde la Guardia Suiza vigila y controla una de las entradas al Vaticano, el estado más pequeño del mundo.