Uno de los lugares más emblemáticos para los aspenses se encuentra en un estado de abandono lamentable. “Las Piscinas“, situadas en uno de los entornos más atractivos de Aspe, se deteriora día a día ante la pasividad de la administración local.

Este es el aspecto que presenta el interior de las instalaciones, cubierto de maleza y de suciedad. “Las Piscinas” fueron un lugar de referencia y de asueto y distracción durante las décadas de los sesenta y setenta para varias generaciones de aspenses. Muchos de ellos aprendieron a nadar en los cursos que se realizaban en él y en ellas entrenó incluso en invierno el gran campeón Tomás Martínez Urios, a quien merecidamente se le ha homenajeado con la dedicación con su nombre a la Piscina Cubierta.

Inlcuso en los años 80 se celebraron en el recinto de las Piscinas las verbenas de fiestas, actuando artistas tan relevantes como Miguel Bosé, Héroes del Silencio, Celtas Cortos o el Dúo Dinámico.

Y antes de la construcción de la Piscina Cubierta se utilizó en verano como escuela de natación para los más pequeños.

En las pasadas elecciones municipales algunas formaciones políticas llevaban en su programa la rehabilitación de las Piscinas y su transformación como albergue juvenil o recinto para asociaciones.

Es una oportunidad que Aspe no puede olvidar. La rehabilitación de las Piscinas y su entorno debe ser una prioridad para el nuevo equipo de gobierno. Del consenso de los diferentes grupos políticos y de las diversas asociaciones municipales deben salir las propuestas que hagan viable la recuperación de este espacio para garantizar su futuro. Y antes de que prosiga el inexorable deterioro por el paso del tiempo.