La primera fase del Plan de Reducción de Consumo Eléctrico que está ejecutando la Concejalía de Servicios y Mantenimiento supondrá un ahorro anual de 85.000 euros a los vecinos de Aspe, según informó el edil del área, Caralampio Díez. Según el concejal responsable, se trata de “evitar la sobreiluminación que se da en algunas calles y avenidas de nuestro pueblo, siguiendo los consejos y las directivas europeas que propone la reducción del consumo y de la contaminación lumínica que se da en nuestras calles”.

La medida ha consistido en la “racionalización del uso del alumbrado público, reduciendo hasta el momento 593 puntos de luz de la vía pública. Una acción que ha tenido en cuenta no sólo los criterios de ahorro, sino también de seguridad en nuestras calles”, comentó Díez.

El concejal explicó que se han reducido 430 puntos de luz de 150 watios, que consumo al año cada uno de ellas más de 121 euros. Además, la eliminación de 163 lámparas de 250 watios de consumo superior a los 200 euros cada uno hace que, en esta primera fase se haya logrado un ahorro anual de 85.000 euros. “Estamos dejando de consumir en nuestras calles más de 514.000 kilowatios horas al año, que generan no sólo consumo del dinero de todos los aspenses para una iluminación que no es necesaria, sino que genera contaminación, dependencia de energías fósiles y el abono de impuestos excesivos. Creo que estamos en la senda de lo que hacen –desde hace muchos años – otros países europeos en materia de iluminación pública”, añadió.

PREVISIONES

 La Concejalía de Mantenimiento y Servicios tiene en sus planes instalar de manera inmediata lámparas LED de bajo consumo, en sustitución de las actuales de mercurio. “Queremos dar un paso más hacia el ahorro, aunque esto suponga una inversión de partida. No obstante, estamos convencidos de a corto y medio plazo serán rentables”, comentó.

Díez resumió las primeras actuaciones en esta materia como son la instalación de lámparas LED de 30 watios en la avenida Barítono Almodóvar y en el perímetro del Parque Doctor Calatayud. “Esta primera actuación supone reducir el consumo de 250 watios a tan sólo 30. Se trata de mejorar las prestaciones pensando en el futuro y no sólo en el corto plazo”, añadió.

En esta fase también está prevista la renovación de todas las lámparas de la artería que cruza el casco urbano y que forman la Avenida Castelar, Calle San José y Avenida Constitución.